ANP rechaza la propuesta presidencial de crear una ley contra la mentira

La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) manifestó este miércoles su total desacuerdo con la propuesta del presidente Evo Morales de crear una ley contra la mentira, porque considera que se podría registrar un atentado a la libertad de expresión.

“La ANP hace público su rechazo a la propuesta presidencial de crear una ley contra la mentira y expresa su profunda preocupación por este nuevo atentado contra la Constitución Política del Estado (CPE) y los tratados internacionales sobre derechos humanos de los que Bolivia es signatario”, afirmó la organización, mediante un comunicado de prensa.

El presidente Morales propuso la elaboración de una ley contra la mentira en el marco de los preceptos andinos constitucionalizados (ama sua, ama llulla y ama quella) para sancionar a las autoridades y los medios de comunicación que supuestamente mienten.

Sin embargo, la Asociación de la Prensa recordó al Gobierno que la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es muy clara al señalar que “la libertad de expresión no es una concesión de los Estados, sino un derecho fundamental; los condicionamientos previos, tales como veracidad, oportunidad o imparcialidad por parte de los Estados son incompatibles con el derecho a la libertad de expresión reconocido en los instrumentos internacionales”.

Asimismo, la CPE, en su artículo 13, ordena que “los tratados y convenios internacionales ratificados por la Asamblea Legislativa Plurinacional, que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los Estados de Excepción, prevalecen en el orden interno. Los derechos y deberes consagrados en la Constitución se interpretarán de conformidad con los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por Bolivia”.

Además –según el comunicado- existe una diferenciación entre comunicación informativa de los hechos y la comunicación de ideas o pensamientos.

Pues, “los hechos, por su materialidad, son susceptibles de prueba y están ampliamente amparados por la CPE, en el artículo 107, donde señala que los medios de comunicación social deben respetar los principios de veracidad y responsabilidad. Estos principios se ejercerán mediante las normas de ética y de autorregulación de las organizaciones de periodistas y medios de comunicación y su ley (Ley de Imprenta)”, indicó la ANP.

En cambio, los pensamientos, ideas, opiniones o juicios de valor, por su subjetividad, no necesariamente son demostrables en su exactitud, y pedir pruebas sobre la veracidad de todo lo que se diga, piense o crea, significaría una censura previa y totalmente incompatible con la libertad de expresión, consideró la Asociación.

“Esto además de constituirse en un atentado contra un derecho humano, también significaría un retroceso histórico en el avance de la ciencia y las artes, tal como sucedió durante la inquisición. Por lo tanto, crear una ley contra la mentira va en contra de los tratados internacionales y la Constitución que garantizan el ejercicio de libertades y el desarrollo humano”, apuntó la ANP.

Agencia.

Comparte este contenido:

Prensa

Medio de Comunicación dedicado a la difusión de información local, departamental, nacional e internacional de interés colectivo. Mantener la calidad y veracidad de la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *