Banquete de Maduro en restaurante de Estambul indigna a venezolanos

AFP
Videos virales que muestran al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, comiendo suculentos trozos de carne servidos por el afamado chef ‘Salt Bae’ en Estambul causaron indignación  en Venezuela, donde según ONGs el hambre se disparó por la crisis económica.
“Esto es una sola vez en la vida”, celebra Maduro junto a su esposa Cilia Flores mientras el cocinero turco Nusret Gökçe, apodado Salt Bae, corta pedazos de carne en uno de sus restaurantes, donde suele atender personalmente a celebridades como Leonardo Di Caprio, Cristiano Ronaldo y Diego Maradona.
“Quiero darle las gracias al presidente (…) por visitarnos”, escribió Salt Bae, al difundir las grabaciones en redes sociales. Las borró en Instagram cuando ya eran virales entre miles de críticas.
El gobernante socialista regresó en la madrugada de este lunes a Caracas desde China, adonde viajó el jueves pasado en busca de financiamiento. Se desconoce cuándo fueron grabados los videos y no consta que hiciera escala en Turquía, donde estuvo en julio pasado en visita oficial.
“Chavismo es pedirle plata prestada a China porque no tienes para pagar deudas y luego irte a restaurantes de lujo”, criticó el experto en medios digitales Luis Carlos Díaz en Twitter.
En otro video en el restaurante, Maduro fuma un habano sacado de una caja con su nombre en una placa dorada, y recibe una camiseta con la imagen de Salt Bae. “¡Mira, la sal!”, exclama Flores, refiriéndose al gesto característico de Gökçe cuando condimenta la carne ante sus comensales.
Durante la visita de Maduro, exchofer de autobús que se define como “presidente obrero”, el local estuvo custodiado por hombres fuertemente armados que portaban insignias policiales turcas. “Comiendo carne y fumando habanos (…) con los dólares que se niegan para comprar medicinas y alimentos: PRESIDENTE OBRERO”, denunció el disidente chavista Nicmer Evans, aludiendo a la severa escasez en Venezuela.
“Mientras los venezolanos sufren y mueren por hambre, Nicolás Maduro y Cilia disfrutando de uno de los restaurantes más costosos del mundo”, afirmó el expresidente parlamentario Julio Borges, exiliado en Colombia.
Al concluir la comida, Maduro se despide del chef con un abrazo y le dice: “Nos vemos en Caracas pronto. Gracias, muy bueno, nos vamos muy contentos”.
La crisis de Venezuela, con una hiperinflación estimada en 1.000.000% para 2018 por el FMI, llevó a 87% la pobreza en 2017, según un estudio de las principales universidades del país. El gobierno, que asegura ser víctima de una “guerra económica” de empresarios de derecha, afirma que ese índice es de alrededor del 20%.
La investigación estima que 60% de los venezolanos ha perdido en promedio 11 kilos de peso, por una dieta con exceso de harinas y falta de proteínas.
Maduro aumentó el salario mínimo, que antes apenas alcanzaba para un kilo de carne, en 3.400% y fijó los precios de la canasta básica, lo que agravó el desabastecimiento, pues los productores dicen no poder cubrir los costos de producción.

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *