Colonos se sienten dueños del TIPNIS y advierten que “los extraños no entran a nuestro territorio”

“Los extraños y ajenos no entran a nuestro territorio”, sentenció Gumercindo Pradel, líder del cerco en el puente de Isinuta ¡Prohibido celulares! ¡Prohibido filmar o sacar fotos!, ordenaron el resto de colonos a la delegación que acompañó este domingo a la Comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza que pretendía entrar al polígono 7 en el TIPNIS.

El puente de Isinuta en el municipio de Villa Tunari a las 10.00 ya estaba cerrado por una columna de colonizadores, arbustos y luego vehículos que fueron estacionados a lo ancho de la carretera. La señal era clara: “no van a entrar al territorio”, bajo el argumento de no haber “coordinado” con los “verdaderos y legítimos” representantes del TIPNIS.

Más de 50 personas ocupaban el puente, unas 15 se acercaron hacia las vagonetas ocupadas por los visitantes y en tono de orden y actitud agresiva advirtieron ¡no pueden filmar! ¡nada de fotos! ¡prohibido celulares!, repetían una y otra vez, mientras sus miradas desconfiadas e incisivas observaban a los miembros de la delegación.

Alberto Acosta de la Comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza (TIDN) representó a la delegación, explicó que llegaron a la zona para ingresar al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) a invitación del Consejo Indígena del Sur (Conisur); pero los interlocutores se negaron a escuchar y a dar paso.

Los voceros ordenaron a la comisión que espere a los dirigentes que salían de sus comunidades, para dialogar y que la espera sería de media hora la que se convirtió en casi seis horas, bajo el implacable sol a una temperatura que superaba los 30 grados.

El TIPNIS es un área protegida, por decreto supremo tiene una doble calidad es parque nacional y territorio indígena. Es una de las zonas más ricas y biodiversas del país y el mundo. Está ubicado entre los departamentos de Cochabamba y Beni.

El 2011, los indígenas resistieron la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, porque afectaría su territorio y su armonía con la naturaleza, pero el Gobierno hasta la fecha no ha desistido de construirla.

Los colonizadores han ejercido mucha presión por el lado de Cochabamba hacia el territorio donde viven mayoritariamente indígenas que se constituyen en dueños del territorio. Deciden –por ejemplo- quiénes pueden o no ingresar al área.

Mientras se esperaba, los colonos resolvieron cercar totalmente el paso a la comisión del Tribunal, cerraron con vehículos la vía de retorno hacia Villa Tunari, otro minibús fue estacionado en medio de ambos cercos.

Cada vez que Acosta, junto a Arturo Revollo y Fátima Monasterio consultaban a qué hora llegarían los dirigentes, la respuesta era de dilatación “ya van a llegar, están llegando en moto, en lancha y a pie”, así pasaron las casi seis horas.

“Solo vinimos para dialogar con la gente”, dijo amablemente Acosta a Pradel, y éste le respondió: “Los extraños y ajenos no entran a nuestro territorio”, se alejó hacia el grupo de colonos quienes estaban a un par de metros.

Acosta, Enrique Viale y Shannon Biggs nunca habían tenido una experiencia de esta naturaleza, jamás habían sido retenidos por tantas horas. Solo Acosta que fue presidente de la Asamblea Constituyente de Ecuador y exministro de Minas reconoció que en su vida había tenido momentos tensos, pero nunca “retenido” como sucedió en Isinuta.

“Lo que pasó es que no somos bienvenidos. No quieren participar de este trabajo que hace el Tribunal. Por supuesto que a nivel personal me asusté un poco, pero estoy feliz de regresar”, reconoció Biggs al llegar a Villa Tunari.

La comisión del TIDN llegó a Bolivia la pasada semana ha pedido de los dirigentes Fabián Gil y Marqueza Teco que denunciaron que el Gobierno no respeta la madre tierra y viola los derechos de la naturaleza al mantener su idea de construir una vía por el corazón del TIPNIS.

Pero los colonizadores desconocieron a ambos dirigentes, el presidente del Conisur, Jacinto Noza, quien firmó una carta de invitación dirigida a la comisión, manifestó que “los que tienen que dar las órdenes somos nosotros”, pese a que los indígenas son dueños del TIPNIS.

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *