Desnudan los contratos estatales de Los Kjarkas tras alabar a Evo Morales

Ni con Cara bonita -la morenada machista que lanzaron para Carnaval- se les había armado tal polémica a Los Kjarkas. Al grupo folclórico más popular de Bolivia se le vino la noche cuando Gonzalo Hermosa, su fundador y alma, dijo que Evo Morales era un enviado de Dios, y uno de los mejores presidentes que había tenido Bolivia. De pronto, las redes sociales se llenaron de contratos encontrados en el Sistema de Contrataciones Estatales y de cuestionamientos sobre presuntas urbanizaciones en el parque Tunari.

Desde Cochabamba, Hermosa reivindica su derecho a tener una opinión política. “¿Está mal dicho, es un pecado?”, Pregunta, luego de repetir eso de que Morales es un enviado del cielo que los anteriores presidentes se engordaron sobre la base de la economía de Bolivia. Hermosa niega que tenga un loteamiento en Tunari y no recuerda haber cobrado más de Bs 3.000 por minuto, aunque le gustaría hacerlo. Dijo que tocó cinco veces para el presidente y que hizo un precio especial por tratarse del Estado.

Sin embargo, para el lanzamiento de la Marca País, en 2017, Los Kjarkas cobraron Bs 97.440 por un concierto en la Fexpoque duró media hora. En la orden de compra figura que debían estar disponibles entre las 19:00 y 22:00.

Consultado de cuánto cobra, Hermosa dice que depende si van solo los músicos o si llevan el ballet. Hubo que preguntar a productores de conciertos para saber la tarifa privada de Los Kjarkas. Según un empresario que se los ha llevado de gira por todo el país, Hermosa y compañía cobra $us 20.000 o Bs 150.000 como precio base. Puede hacer un pequeño descuento por volumen, pero no bajará mucho. Asegura que es el único grupo boliviano realmente rentable, que son los únicos que viven bien de su música y nadie se acerca a su caché ni a la rentabilidad que generan.

La tarifa estatal de Los Kjarkas es muy variada. Por ejemplo, en 2014 cobraron Bs 65.000 por una serenata en Yacuiba (municipio), Bs 50.000 por un evento similar en Chuquisaca (Gobernación), subieron su caché a Bs 154.000 por un Festival del Charango en Aiquile y lo mantuvieron en el Carnaval Padillense y la FexpoPando.

Son números grandes en comparación a otros grupos nacionales. Arawi, el grupo de las canciones masistas, cobra Bs 17.000; Savia Andina, Bs 25.000; Kalamarca, lo mismo que Jachamallku, Bs 35.000. El folclore cruceño cotiza menos. Gísela Santa Cruz cobró Bs 14.000 en la G-77. El rock, mucho menos. Animal de Ciudad recibió Bs 10.000 en el mismo evento. Track, una leyenda del género, se tuvo que conformar con lo mismo.

Comparte este contenido:

Prensa

Medio de Comunicación dedicado a la difusión de información local, departamental, nacional e internacional de interés colectivo. Mantener la calidad y veracidad de la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.