Tribunal llega para ver si hay violación a la Madre Tierra

“Es una bendición su llegada”. Con esas palabras dieron la bienvenida a la Comisión que envió a Bolivia el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza. Ayer, esa delegación ingresó a la comunidad de Trinidadcito para escuchar y verificar in situ la depredación del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Los indígenas tienen previsto para hoy dar sus testimonios sobre la agresión que sufren por rechazar la construcción de la carretera por medio del TIPNIS; además, explicarán la importancia de la naturaleza para su “buen vivir”.

A Trinidadcito

La primera en llegar fue Shannon Biggs, de Estados Unidos, junto con Cecilia Moyoviri, en una avioneta de tres pasajeros, que dio un susto a los indígenas, porque el piloto aterrizó en un terreno no permitido, en contrarruta a la pista.

En otro vuelo, llegaron Alberto Acosta, de Ecuador, y Enrique Viale, de Argentina, acompañados por Marqueza Teco. La delegación fue recibida en medio de palmas y banderas blancas, con diseños del patujú.

La danza de los macheteros abrió paso a la delegación que recorrió la pequeña comunidad, rodeada de niños.

“Una hermosa bienvenida”, dice Viale, quien explica a los indígenas que están expectantes de escuchar testimonios y verificar en terreno la depredación del territorio indígena, porque “fue alarmante escuchar que a nombre de desarrollo se sacrifique a la Madre Tierra y a los pueblos”.

Biggs dijo estar preocupada y sorprendida por la denuncia que escuchó en Bonn, Alemania, más aún cuando Bolivia es impulsora de la defensa de los derechos humanos, de la defensa de la naturaleza y que por esa situación decidieron visitar el lugar, para verificar la supuesta violación a la Madre Tierra.

“Estaba muy emocionada de estar en Tiquipaya; en el panel, escuché a Evo Morales sus perspectivas de defender la naturaleza, entregamos todas las conclusiones del encuentro a Naciones Unidas. Estamos preocupados por los reportes que hemos escuchado, que hay violación a la Madre Tierra”, afirmó Biggs, con ayuda de un traductor.

Las palabras emocionaron a los indígenas. “Viva el TIPNIS, vivan los pueblos indígenas”, corearon, mientras algunos aprovechaban para sacarse fotos y otros se acercaban para estrechar las manos y agradecer la visita.

“Este es un pequeño triunfo para nosotros, porque llegó la Comisión para que vea el maltrato que sufrimos de parte del Gobierno y cómo están dañando nuestra casa grande. Ahora, escucharán de los propios indígenas cómo han vulnerado nuestros derechos”, dijo Fabián Gil, presidente del TIPNIS.

Marqueza Teco calificó de importante la llegada de la Comisión y espera que el Tribunal, luego de escuchar el informe de los delegados, emita una sentencia “que si bien no es vinculante, el mundo conocerá que el supuesto defensor de la Pachamama, Evo Morales, maltrata a sus propios hermanos”.

La comunidad

Trinidadcito, comunidad indígena que alberga a 42 familias, está a 45 minutos en avioneta desde la ciudad de Trinidad. Su principal producción es el arroz y la yuca, pero para consumo propio.

Tiene una escuela. Fue construida por los propios indígenas, pero no cuenta ni con un médico. “Algunos comunarios se capacitaron en medicina, pero si la enfermedad es grave, esperamos no más; pero si hay plata, lo sacamos en avioneta hasta Trinidad”, relata Bernardo Tamo Moy, cacique de Trinidadcito.

Tampoco tiene energía eléctrica. En la noche, usan un mechero para alumbrar a sus habitaciones, construidas de madera. “Cuando hay una reunión y es en la noche, usamos un motor, que funciona a gasolina, con capacidad de 100 focos”, explica Tamo.

Entonces ¿la construcción de la carretera les traerá beneficio? Fue la pregunta planteada. Darío Hou, corregidor de la comunidad de Trinidadcito, afirma que no beneficiará en nada, ya que el diseño previsto por el Gobierno está a cientos de kilómetros.

“Está muy lejos esa carretera que quiere hacer el Gobierno. Si construyen sólo beneficiará a tres comunidades; por este lado hay más de 16 comunidades”, afirmó Hou.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Pagina Siete

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *